Ya tenemos la certeza del daño que produce la contaminación acústica en las personas. Si lo traspasamos al área laboral el perjuicio puede ser mayor. Si nos exponemos a niveles de ruido por encima de los 85 dBA y por tiempo prolongado, más perjudicial será para nuestra audición. Esta situación hace obligatorio aplicar el protocolo PREXOR, que son medidas preventivas para la protección de los trabajadores en su lugar de trabajo con el fin de evitar riesgos de lesiones auditivas.



¿Cuáles son las profesiones con mayor riesgo auditivo por el ruido laboral?

Personal de control de tierra en aeropuertos: El ruido de los aviones al despegar y al aterrizar puede alcanzar la cifra de 140 dB. Trabajar como controlador de tráfico aéreo es el trabajo más riesgoso para la salud de los oídos, y el que tiene más probabilidades de desarrollar una pérdida de audición.

Mineros: En la minería se pueden alcanzar hasta 135 dBA. Es un trabajo que requiere el uso de herramientas eléctricas o maquinaria como taladros y perforadoras, además se utilizan en lugares cerrados lo que empeora la condición acústica.

Obreros de la construcción. La construcción puede ser un trabajo muy ruidoso por el tipo de maquinaria que se necesita para las faenas, que muchas veces trabajan al unísono. Por ejemplo los martillos neumáticos se sitúan entre los más ruidosos porque llegan a alcanzar los 130 dBA.

Mueblistas
La maquinaria indispensable para el trabajo de un mueblista como por ejemplo las taladradoras rotativas puede generar un ruido de hasta 120 dBA.

Músicos, DJs, sonidistas y personal de discotheques
La mayoría del personal de pubs y discotheques experimentan un nivel de ruido que suele sobrepasar los 115 dBA. La música que retumba por horas sin cesar convierte a este tipo de trabajo en muy peligroso para los oídos.

Jardineros
Los equipos que se usan para podar y cuidar los jardines como desbrozadoras y cortacésped pueden llegar a generar hasta 107 dBA. Los jardineros deben protegerse para evitar una pérdida de audición.

Repartidores motorizados
Las motos se caracterizan por ser muy ruidosas, que junto con el factor “ruido del viento”, pueden generar un sonido que alcanza el oído de hasta 103 dBA.

Educadores de párvulos
El ruido de las voces, expresiones infantiles y canciones que tienen lugar en un jardín infantil pueden superar fácilmente los 85 dBA.

Peluqueros/as
Varios secadores de pelo funcionando al mismo tiempo llega a alcanzar los 85 dBA. Aunque este trabajo no sea de los más invasivos, esta labor progresivamente puede contribuir a causar una pérdida auditiva.

Mención aparte, porque no es una profesión muy habitual, son los Pilotos de Fórmula 1. Si no se utilizan los protectores auditivos adecuados, sentarse en la cabina de un coche de Fórmula 1 puede ser ensordecedor, ya que el sonido supera los 135 dBA.

Si percibe que está en un ambiente laboral riesgoso para la salud auditiva, solicite un estudio PREXOR que entregará las recomendaciones para un ambiente sonoro saludable. Posteriormente es muy importante que exija a sus colaboradores el uso de los Elementos de Protección Personal (EPP), y la correcta implementación de las medidas de control de ruido indicadas en el estudio.

Fuente: -Gaes. -health24.
DESCARGUE GRÁFICA INFORMATIVA

Cibel Ingeniería Acústica